In Memoriam de las víctimas del 17-A

Nuestras vidas están inexorablemente unidas al dolor y buscamos siempre la causa que nos lo ocasiona. Llegamos a este mundo con dolor y, de alguna manera, todas las personas nos parecemos a nuestro propio dolor. A veces, en determinados momentos, cuando me agobia el dolor y se vuelve insoportable, procuro no pensar para evitar que el dolor del corazón se una al dolor del pensamiento. Son esos momentos en los que el dolor se siente, se sufre y se arrastra sin testigos.

En la ventana de ese mar azul Mediterráneo, un 17 de agosto, las transparentes olas se tornaron rojas, mientras los gritos ahogaban la tragedia. Sobre el paseo de asfalto, junto al Naútico, hasta mis pies llegó el dolor rodando. Ese día cambió la historia de Barcelona y de Cambrils.

Publicidad (visitando este anunciante, ayudas a Espanoles.ch)

En Barcelona, en ese acto de recuerdo sobre el trágico suceso, ocho jóvenes creyentes de diferentes religiones, han leído emocionados el poema de John Donne, Las campanas doblan por ti. Un fragmento del poemario Devociones para ocasiones emergentes, en el que el poeta metafísico inglés del siglo XVII trata los temas de la muerte y de las relaciones humanas.

Con mi mayor respeto y consideración para las víctimas y sus familias; pues, quien sabe lo que el dolor duele, todo lo sabe.

Juan Antonio Valero ha sido director de la Agrupación de Lengua y Cultura de Lausanne (VD)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.