Francisco Ruiz: “Los españoles siempre supimos salir adelante”

Se agota su tercer mandato al frente del Consejo de Residentes Españoles de la demarcación consular de Ginebra (CRE Ginebra). Encabezando la lista número 3, Acción y Progreso, aspira a renovar este sábado la confianza de los electores de los cantones de Ginebra, Vaud y Valais. Francisco Ruiz (Alcaudete, Jaén, 20 de abril de 1940) contesta a las preguntas de Espanoles.ch.

Pregunta: ¿Cómo se siente?

Respuesta: Con ganas de justicia para los españoles en el exterior. Somos un colectivo moderno y preparado, que merecemos que se nos reconozca mejor en España. Por eso pedimos que, como todos los demás españoles, podamos elegir a nuestros diputados y senadores entre los residentes en el exterior, para que nos representen de verdad. Los franceses, italianos y portugueses ya lo hacen.

El PSOE lo prometió en su programa electoral 2008… Sin embargo, lo que al final se hizo es reformar la Ley electoral para quitarnos el voto municipal y obligarnos a solicitar el material de voto en todas las elecciones…

Publicidad (visitando este anunciante, ayudas a Espanoles.ch)

Esto último se llama el “voto rogado”, que es un auténtico error en el que, por razones ocultas que desconozco, han caído tanto el grupo parlamentario del PSOE como el del PP. El CRE Ginebra, como otros Consejos de Residentes Españoles de todo el mundo, como el Consejo General de la Ciudadanía Española en el Exterior, como las propias estructuras de los partidos políticos en el exterior, como cantidad de asociaciones, federaciones, plataformas o grupos constituidos han luchado en contra de la reforma. No se ha logrado evitarla, pero tras las elecciones autonómicas se ha demostrado que teníamos razón, ya que la participación pasó del 24% al 3,6%, que es una vergüenza. La gente no se enteró que había que pedir el material de voto y al final no participó. Ahora se trata de asegurarnos que desde Madrid rectifiquen la chapuza antes de las elecciones generales. En cuanto a la promesa electoral de representación parlamentaria, que no se ha cumplido, consideramos que sigue en vigor, hoy día con más urgencia, de cara al futuro. Los partidos deben cumplir lo que prometen y aquí estamos para recordárselo.

Además de esta lucha, ¿qué destaca de su acción al frente del CRE Ginebra?

El principal objetivo de nuestro compromiso con la ciudadanía de nuestra demarcación consular ha sido durante todo este mandato, que la información –toda la información– llegue a nuestros compatriotas. Buena parte de nuestras actividades se ha centrado en realizar y publicar toda una serie de documentos, sobre diferentes temas que interesan a los españoles, como la Ley del Estatuto de la ciudadanía española en el exterior, la Guía del retorno, los libritos “Asistencia sanitaria en Suiza”, “La residencia en Suiza como estudiante: requisitos para estudiar”, “El trabajo de los españoles en Suiza: requisitos para trabajar”, “Tu consulado puede ayudarte”. Actualmente estamos terminando la publicación de un trabajo de investigación sobre las biografías de 25 españoles en Suiza. El Consejo de Residentes ha tenido un papel importante en el desenlace, positivo para la colectividad y para el personal del consulado, de los desencuentros que se habían presentado entre un anterior cónsul y sus colaboradores. Ahora hay en el Consulado un equipo unido y más eficaz. Hemos ayudado a organizar la visita de S.M. el Rey a Suiza, apoyando que se invitase al mayor número de personas, de responsables de centros y asociaciones españolas, de gente corriente, y no solamente a unos pocos privilegiados. Pero sobretodo, hemos creado Espanoles.ch, el portal de los españoles de Suiza, que se puso en marcha con la intención de adoptar la visión del español en Suiza que tiene una duda en una materia puntual y que busca la solución. En el CRE no tenemos personal para asesorar a los ciudadanos, pero sí tenemos ideas para completar la acción informativa de los consulados. Con Espanoles.ch, que registra un éxito impresionante, ponemos a disposición pública toda la información que tenemos. Hemos puesto en línea la posibilidad de formular preguntas concretas, y en la medida de lo posible, hemos contestado a ellas. Lo hacemos las noches y los fines de semana, como voluntarios que somos.

¿Se mantendrá Espanoles.ch en los próximos cuatro años?

Eso dependerá de la mayoría que salga de las elecciones de este próximo sábado 25 de junio. Si gana Acción y Progreso, Espanoles.ch seguirá existiendo. El portal ha sido uno de nuestros logros y queremos mantenerlo.

¿Qué queda por hacer?

Cantidad de cosas. Hay que encontrar una solución para que un español residente en el extranjero que quiera matricular un automóvil en España no tenga que pasar por un laberinto administrativo. Por otra parte, hay que seguir informando a la gente de nuestra demarcación consular sobre el retorno a España y los derechos sociales que tienen. También tenemos que pedir que se firmen acuerdos de financiación con países sudamericanos para abrir las clases de lengua y cultura española a los jóvenes hispanoamericanos residentes aquí, y que así estas aulas no cierren por la disminución de padres españoles que inscriben a sus hijos.

¿Los españoles de Suiza han sufrido la crisis?

Claro. Pregúnteselo a cualquier empleado que perdió su trabajo en 2008 o en 2009. O a cualquier comerciante que tuvo que apretarse el cinturón. Suiza padeció la crisis económica mundial. La diferencia es que aquí no teníamos heredada una burbuja inmobiliaria como en España, donde la economía se cebó de ladrillos durante una década. Y también tenemos en Suiza a una clase política responsable, capaz de llegar a acuerdos cuando se trata de los intereses de todos. En España todavía hemos visto esta semana como la oposición se empeña en destrozar la imagen económica del país y aniquilar todo esfuerzo de recuperación realizado desde el Gobierno. Es vergonzoso.

¿Qué podemos hacer desde Suiza para ayudar a la recuperación de la economía española?

Comprar productos españoles y promocionarlos. Cuando voy a casa de un amigo, le llevo un buen vino español, para que lo aprecie y a su vez lo compre. Esto vale para todo el resto, desde la fruta o las hortalizas, hasta el queso, pasando por la moda, el automóvil, el aceite de oliva o unos polvorones de Alcaudete, mi pueblo. Pero sobretodo, cada vez que alguien hable mal de la economía española fuera de nuestra fronteras, hay que rectificarle explicando que España es un país muy solvente, con unas instituciones y una economía capaces de aguantar el peor vendaval. Los españoles siempre supimos salir adelante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.