¿Muerte digna, eutanasia, o no hacer nada?

Después de la muerte de José Antonio Arrabal por suicidio, una sensación extraña comenzó a surgir en mí y me llegó la idea de querer informarme más sobre la situación al respecto en España. Vivir en Suiza hace que muchas veces confundamos unos principios con otros, unos valores de aquí con unos de allí. Conozco personalmente al Doctor Jérôme Sobel, presidente de la asociación Exit Suisse romande (asociación para el derecho a morir dignamente de Suiza francófona), por haber necesitado sus servicios como médico especialista. De ahí que me parece bien seguir el debate actual en España teniendo en mente lo que se hace en Suiza.

El PSOE propone regular legalmente la muerte digna, pero no la eutanasia. El PSOE ha registrado en el Congreso una Proposición de Ley para regular la muerte digna y los momentos finales de la vida: una norma que “ayuda a que se produzca una buena muerte, pero no la eutanasia. La propuesta socialista garantiza la muerte sin dolor y con dignidad. Da amparo jurídico a los profesionales, ya que ahora hay un sinfín de normas autonómicas que regulan los momentos finales de la vida de los enfermos terminales de forma diferente en función de la comunidad autónoma donde residan. Pero como bien dicen responsables del PSOE, “el suicidio asistido no siempre está vinculado a los enfermos terminales” y “es un debate diferente que no tiene que vincularse” a la regulación del fin de la vida de estos pacientes.

El pasado 18 de enero, el Grupo Parlamentario de Unidos Podemos registró su Proposición de Ley Orgánica sobre la Eutanasia. La formación de Pablo Iglesias e Izquierda Unida tienen como objetivo “legalizar su práctica y que se pueda garantizar el acceso a la misma de forma universal en todos los territorios del Estado a aquellas personas que la soliciten”, punto y final.

Publicidad

Eso sí, la Iglesia católica española pone el grito en el cielo contra estos proyectos. Los obispos piden desobediencia civil. No entro en el tema eclesiástico, simplemente paso de él.

¿Cuáles son los objetivos de Exit Suisse romande? Luchar contra el exceso terapéutico, hacer reconocer los derechos del paciente, respetando su voluntad y su derecho frente a la muerte. Tres puntos principales hacen ponerse de acuerdo a una gran mayoría de Suizos:

  1. El derecho a que cada cual elija la manera de vivir en los últimos momentos de su vida
  2. El derecho del enfermo a ser dueño de los últimos momentos de su enfermedad
  3. El derecho a una muerte digna y humana

Puede que mis valores hayan ido modificándose a lo largo del tiempo, pero me quedo con la mentalidad suiza en esta ocasión, ya que encuentro más sencillo acogerse a esos tres derechos.  ¿Por qué buscar deberes por todos lados para sencillamente hacer lo que mejor le convengan a algunos sin tener en cuenta al enfermo?

España debe mirar fuera de sus fronteras y fijarse en como otros países han tratado con el tema, olvidar aspectos culturales que aún profundizan en las decisiones que nos conciernen a todos y no solo a unos cuantos.

El término “enfermedad terminal” lo quiere decir todo: ya que una vida termina, debe ser la elección del enfermo cuya vida es cuestión la que predomine por encima de todo y todos.

José Luis Romera Riola, de Prilly (VD), es secretario de Organización del PSOE Lausanne

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.