La verdad

Sobre la actual “realidad de España” han aparecido hace unas fechas en la prensa dos artículos dispares que me han llamado la atención. En el primero, el admirado Manuel Vicent nos decía, en el diario El País, en su artículo “Líderes”, que España había sido declarada por organismos internacionales de toda solvencia y el prestigioso diario The Economist, como el mejor país del mundo para nacer, al ser líderes en un amplio campo de aspectos que van desde la donación y trasplantes de órganos hasta la industria textil, la cocina y/o el patrimonio cultural.

Y, por el contrario, en el segundo, el bloguero y escritor José Bujalance Carmona expresaba tres días después en el diario digital Nueva Tribuna, en su artículo “En un país de mierda”, que la España actual se caracteriza por su fracaso social, político, y económico, convirtiéndose en un Estado fallido democráticamente, culpando de semejante hecho a los políticos, contra los que arremetía virulentamente, a los medios de comunicación, y la Justicia.

Publicidad (visitando este anunciante, ayudas a Espanoles.ch)

¿Cómo llegamos al conocimiento de la verdad de los hechos o de las cosas, que implica siempre un modo de ser y una manera de conocer?

Define la RAE “verdad” en su cuarta acepción como “juicio o proposición que no se puede negar racionalmente”. No obstante, esta definición va ligada al concepto que de ella forma la mente, y se dice y se siente. Quizá por ello, está muy divulgado el paradigma de que no existe una verdad absoluta, que cada uno de nosotros tiene su propia verdad y que toda verdad es relativa. Sin embargo, aceptar esta regla significaría que hay tantas verdades como personas: cada individuo viviría en su propio mundo.

La respuesta, según el pensamiento de Platón, es que “la verdad es algo independiente de las opiniones, existe más allá de lo que las personas crean.” Así pues, aunque se diga que no hay una verdad absoluta, “la verdad” existe, a pesar de que ésta a veces se esconda tras una inmensa coraza de mentiras.

Juan Antonio Valero ha sido director de la Agrupación de Lengua y Cultura de Lausanne (VD)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.