España y Suiza despiden al militante Antonio Quadranti

En algún momento, muchos españoles de Suiza llegaron a conocer a Antonio Quadranti, un ciudadano suizo originario del italohablante cantón Ticino conocido a través de su lucha por los derechos de los migrantes, especialmente de los españoles, hasta el punto de fundar la UGT Suiza en los años sesenta y de seguir siendo desde el 2012 presidente del PSOE Zúrich, un cargo honorífico. Este luchador ha muerto el pasado 25 de noviembre, poco antes de cumplir su 85 cumpleaños, después de una larga enfermedad aguantada con paciencia.

Gozaba todavía de consideración en sus filas: «Quadranti fue el motor del PSOE en Suiza, una excelente persona, un buen amigo y mejor socialista» así como «gran compañero, generoso en el trato, referente para muchos», según han escrito los actuales secretarios generales de las agupaciones de Zúrich y de Lausanne.

Publicidad (visitando este anunciante, ayudas a Espanoles.ch)

Este hombre ha dedicado seis décadas de su vida a luchar por la democracia española y los españoles en el exterior. Antonio Quadranti nace en 1934 en Castel San Pietro, hijo de campesinos tesineses, próximos al partido agrario y conservador. En Chiasso frecuenta la escuela comercial y posteriormente, en 1958, pasa seis meses en Madrid, para visitar a una amiga y aprender castellano. En 1961, motivado por un afán de justicia, ingresa en el Partido Socialista Suizo de la ciudad de Zúrich. Es a partir de 1963 cuando empieza a interesarse por la lucha antifranquista: un compañero socialista suizo de Zúrich recibe regularmente el periódico español El Socialista y Quadranti hace de traductor en reuniones sindicales suizas. En una de esas, conoce a Ramón Joya y Miguel Soto: juntos fundan en Zúrich una sección de la UGT en 1963 y del PSOE en 1965.

En los años sesenta, Quadranti obró en la fundación de un comité de ayuda a los presos políticos de la España franquista. Con motivo de la huelga de los mineros en Asturias, en el 1963 viaja a Gijón para entregar a representantes del PSOE, de la UGT y del PCE unas 180.000 pesetas recaudadas a través de donativos, que provenían mayoritariamente de organizaciones sindicales y de los partidos clandestinos PSOE y PCE en el exterior.

En un texto editado por la Universidad de Zúrich, Moisés Prieto relató que la principal tarea antifranquista de los años sesenta era una labor de formación: «La mayor parte de los inmigrantes españoles habían frecuentado las escuelas franquistas y desconocían los hechos de la Guerra civil. Por otro lado, los sindicatos luchaban en defensa de los derechos de los trabajadores extranjeros en Suiza. La formación de estos grupos de entre 20 y 30 personas tenía lugar en el Café Boy de Zúrich, sito en la Kochstrasse. Con motivo del proceso de Burgos, en diciembre de 1970, se organiza una manifestación delante de la Embajada de España en Berna. Por aquel entonces, la UGT contaba ya con seis o siete secciones en Suiza (Ginebra, Lausana, Aarau, Berna, Basilea, etc.) La policía política de Suiza redactó un expediente muy extenso sobre Quadranti.»

Quadranti fue secretario de Organización de UGT Zúrich hasta 1970 y posteriormente secretario general de UGT Suiza (1974-1987), así como miembro del Comité Confederal de la UGT. En los años setenta participó en varios congresos del PSOE en el exilio y ejerció como asesor de las Comisiones Ejecutivas de la UGT y del PSOE para los problemas de los extranjeros en Suiza. En 1976, con motivo del primer congreso socialista de Madrid después de la muerte del dictador, Antonio Quadranti afirmaba que España tenía que ser socialista y federalista, provocando los aplausos del público. Desde entonces, la propia evolución del sistema político español hacia el modelo híbrido en vía de federalización de «Estado de las autonomías» ha dado la razón a Quadranti.

El entierro de Antonio Quadranti tiene lugar este viernes 6 de diciembre a las 14 horas, en el cementerio Schwandenholz (calle Seebacherstrasse 130) de Zurich-Seebach, al que se puede llegar con el bus 40 desde la Bucheggplatz.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Verificación de seguridad * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.